A CARA DE PERRO, LA AFIP FRENA LA AVIDEZ DE DÓLARES

El Gobierno logró ayer hacer retroceder la cotización del dólar paralelo vendedor de los $ 5,62 de anteayer a $ 5,50, en un
mercado que tendió a paralizarse ante la proliferación de controles. Gendarmes, prefectos, policías y hasta agentes de la
Secretaría de Inteligencia -detectables para los habitúes- escoltaron al batallón de inspectores de la Administración Federal
de Ingresos Públicos que rastrillaron el microcentro y allanaron oficinas en busca de compradores y vendedores furtivos.

Nada intimidó más que el desembarco en el lugar de los respetados perros de la AFIP, destinados a combatir el ingreso o la
salida no declarada de divisas del país y que, ante la dimensión que amenaza tomar la nueva corrida cambiaria, ahora también son
destinados a realizar tareas “internas de inteligencia”.