Acusó a su compañera de dejarle una yarará en el escritorio

Insólito por donde se lo mire. Una empleada del Instituto de Previsión Social de esta localidad se llevó una gran sorpresa ayer por la tarde al hallar escondida en el escritorio de su computadora una yarará de un metro y medio de largo.
El curioso episodio tuvo lugar en el edificio del IPS ubicado sobre la avenida Belgrano y tuvo como protagonista a Anabel K. (34).
Según fuentes policiales que acudieron al lugar, la mujer se topó con el animal en el momento en que intentaba encender la computadora de escritorio que utilizaba diariamente para trabajar.
Por fortuna, la trabajadora logró advertir la presencia del animal justo a tiempo y, por ello, tuvieron que intervenir en el lugar efectivos del cuartel de Bomberos Voluntarios de esta localidad.
De acuerdo a voceros policiales de la Unidad Regional IV, Anabel manifestó que horas antes mantuvo una fuerte discusión con una compañera de trabajo y por ello sospecha que ésta fue la responsable de la presencia de la yarará en su oficina.
Por otro lado, las mismas fuentes no descartaron que el animal pudo haber ingresado por la parte trasera del edificio, en donde existe un predio donde abundan chatarras y otros elementos abandonados.
Se realizaron las actuaciones judiciales de rigor en el lugar, pero hasta el cierre de esta edición, ni Anabel ni la mujer acusada se presentaron en sede policial para radicar una denuncia formal por este hecho.

El Territorio