Agresiones y denuncias entre médicos tras muerte dudosa en 25 de Mayo

El deceso de un pequeño en circunstancias dudosas, lo que derivó en una causa penal en curso, generó una serie de agresiones físicas, acusaciones y denuncias cruzadas entre dos médicos.

En tanto, se aguarda el resultado de la autopsia practicada al cadáver de Ian Aníbal Fischer, de seis años, quien falleció el jueves 31 de agosto en el quirófano de una clínica privada de esta localidad. Dicho expediente se tramita en el Juzgado de Instrucción Uno de Oberá.
En diálogo con El Territorio, fuentes del caso precisaron que la autopsia determinó que Fischer falleció producto de un “edema agudo de pulmón, cuya causa es imposible de diagnosticar, por lo que se espera la parte de laboratorio para obtener certezas”.
A pesar de que transcurrieron nueve días del deceso, hasta la víspera el informe de laboratorio no había sido remitido al juzgado interviniente, aclararon.
El resultado de dicho análisis será clave en la continuidad de la causa, puesto que confirmará o descartará la sospecha de presunta mala praxis difundida por el mismo propietario de la clínica donde ocurrieron los sucesos, el médico Carlos Fernando Baleiron (40).
Precisamente, el domingo 3 de septiembre, apenas tres días después del fallecimiento del pequeño, el médico anestesista Oscar Alfredo Nielsen (47) se presentó en la Comisaría local para denunciar que fue golpeado por Baleirón y otros dos sujetos que no conoce.
En su declaración, el anestesista contó que fue atacado al llegar a la clínica del agresor. El parte policial constató “hematoma bipalpebral ojo izquierdo (cerrado), hematoma párpado y labios, corte retiangular izquierdo, hematoma tobillo derecho, escoriaciones en brazo y pierna. Se recomienda 15 días de curaciones”. Luego Baleirón radicó una denuncia contra a Nielsen y certificó lesiones.

Serias acusaciones
El deceso Ian Aníbal Fischer tuvo una enorme repercusión en esta localidad y desde entonces se tejieron innumerables hipótesis, aunque habrá que aguardar la oficialización del resultado de la autopsia para deslindar las responsabilidades.
Incluso, ayer estaba prevista una marcha en reclamo de Justicia para la víctima, pero los organizadores decidieron suspender la actividad a pedido de la familia, desde donde pidieron prudencia y aguardar el informe forense.
La inquietud comunitaria se intensificó al confirmarse que el mismo jueves 31 también un hombre mayor falleció en la clínica, a la que habría ingresado para la realización de una endoscopía, aunque la familia del paciente no entabló ninguna acción.
A las sospechas de mala praxis, se suman las agresiones denunciadas entre el propietario de la clínica y el anestesista Nielsen, quien intervino en la cirugía del pequeño.
Asimismo, en las últimas horas el doctor Baleirón emitió un comunicado de prensa de la comunidad y efectuó un duro descargo por las redes sociales, responsabilizando del hecho al anestesista.
Indicó que no estuvo en la cirugía y se puso a disposición de la Justicia. Incluso, aseguró que fue quien dio aviso a la Policía y preservó las pruebas en el quirófano.
“El anestesista por todos los medios trató de adulterar pruebas, hecho que no pudo concretar”, disparó Baleirón, y agregó: “la Justicia va actuar y caiga el que tiene que caer, porque hubo una muerte de un nene y que caigan presos los que tengan que caer”.
Sin medias tintas, escribió que “el anestesista es el único culpable, el único que quiso lavarse las manos es el anestesista… Lo único que pido es que digan la verdad todos los testigos que estuvieron, porque esto no tenía que haber pasado. Hubo un homicidio de un nene”.

El caso
Como informó este medio en ediciones anteriores, el deceso del pequeño Fischer se registró el jueves 31 de agosto, alrededor de las 21, aunque la Policía tomó conocimiento recién a las 23, precisaron fuentes del caso.
Según las primeras averiguaciones, el menor fue ingresado con un diagnóstico de apendicitis aguda y la intervención quirúrgica estuvo a cargo de un equipo encabezado por el doctor Adrián Novodka (36) y el anestesista Nielsen.
En tanto, transcurridas un par de horas los familiares del pequeño comenzaron a inquietarse y solicitaron información al respecto, pero nadie les brindaba las respuestas que pretendían.
Ya desesperado por la angustia, el padre de la criatura habría decidido ingresar al quirófano y se encontró con el niño fallecido. Fueron momentos de tensión, reproches y lágrimas, al tiempo que decidieron dar aviso a la comisaría del pueblo.
En este contexto, el médico policial recomendó la realización de una autopsia, tal y como se procede en casos similiares. “El profesional observó una herida cortante, propia a la incisión quirúrgica; vía endovenosa en brazo derecho, escoriación y hematoma en boca, cara y pectoral, presumiblemente por realización de RCP y entubación. No había restos de sangre”, indicaron.

El Territorio