BRASIL SE ENDURECE Y TRABA EL INGRESO DE ALIMENTOS ARGENTINOS

Brasilia impuso la obligación de tramitar una licencia previa, que no sale en forma automática y que puede demorar hasta 60
días en ser aprobada y recae sobre ítems específicos como vinos, harina de trigo, peras, manzanas, papas, uvas, frutas secas
y distintos tipos de quesos.

Para el equipo técnico del Ministerio de Desarrollo e Industria brasileño, que maneja el economista Fernando Pimentel,
las “represalias” encubiertas contra esa clase de bienes, forma parte de una estrategia pensada para “convencer” al
gobierno de Cristina Kirchner que las “prácticas proteccionistas” en el comercio terminan por agravar los costos y anular
los beneficios.