“El Defensor del Pueblo tiene que ser un mediador entre la sociedad y las instituciones”

Oberá. participantes que tuvo la conferencia académica sobre el papel del Defensor del Pueblo, con vistas a la elección de esa figura para el municipio de Oberá, cumplimentando así uno de los mandatos que expresa la Carta Orgánica de nuestra ciudad”, dijo Mijael Julián, director jurídico de la comuna.

El 22 de octubre, con la elección de senadores y diputados nacionales y provinciales, Oberá también elegirá -por primera vez- a su Defensor del Pueblo y con ello, podrá en vigencia la nueva institución que deberá velar por los intereses de la ciudadanía. Impulsada desde la Municipalidad de Oberá, la conferencia académica que se realizó el miércoles en el auditorio de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM),contó con la disertación de Noelia Nazaruka, de la Facultad de Derecho de la universidad Nacional del Nordeste (UNNE), Rodolfo Roque Fessler, de la Fiscalía de Estado de Misiones; Luis Eduardo Rey Vázquez, Ministro del Superior Tribunal de Justicia de Corrientes y Gonzalo Martínez, asesor legal de la Defensoría del Pueblo de Corrientes.

Nazaruka, profesora de Derecho Humanos especializada en derecho de género, expuso sobre la perspectiva de género que debe tener el funcionario que ejercerá como Defensor del Pueblo quien, a su criterio, tendrá una función preventiva, recibir denuncias, colaborar con las instituciones, defender los interesas de la comunidad y sobre todo, la de los grupos más vulnerables. Se espera que el defensor sea “un mediador entre las partes, un defensor de los Derechos Humanos que tenga, principalmente, una fuerte convicción democrática”.

Desde la Fiscalía de Estado de Misiones, Rodolfo Roque Fessler, la Defensoría del Pueblo significa un mayor compromiso con la democracia que redundará, además, en la mejor calidad de vida para la población. Se espera que ese funcionario sea “un defensor de los derechos del consumidor que no tendrá que ser enemigo ni empleado del Intendente”, aseguró. Fessler resaltó que el Defensor del Pueblo no está para ejercer la tarea de contralor del municipio, que es potestad del Concejo Deliberante, sino trabajar para evitar los problemas de los vecinos, sin hacer política partidaria.

Los representantes correntinos que expusieron en Oberá, Rey Vázquez, Ministro del Superior Tribunal de Justicia de esa provincia, y Martínez, de la Defensoría del Pueblo de Corrientes, expusieron sobre las competencias y facultades que tiene el Defensor del Pueblo en Corrientes, la manera de trabajar y el alcance jurídico de esa figura.

“Esta figura despertó mucho interés comunitario”

“Ver el auditorio de la Facultad de Ingeniería repleto de vecinos que vinieron de manera genuina a escuchar e interiorizarse sobre los alcances de la figura del Defensor del Pueblo habla del enorme interés comunitario que genera este tema”, insistió el asesor jurídico de la Municipalidad de Oberá, Mijael Julián.
Los vecinos fueron a conocer un tema de derecho y de política que tendrá impacto en la sociedad. Los expositores contaron de qué se trata esta figura que se elegirá por primera vez en la ciudad, dando cumplimiento a un mandato expreso de la Carta Orgánica que crea este organismo, explicaron para resaltar el perfil independiente a los poderes locales que tiene que tener. Así como para ser electo concejal por la ciudad, el único requisito es tener al menos 25 años de edad.
El hincapié estuvo en la competencia del Defensor, que deberá proteger al vecino de los actos, hechos u omisiones que puedan lesionarlo al venir desde el Gobierno municipal o provincial, como también de empresas privadas que presten servicios públicos. “Esa será básicamente la función que tendrá”, explicó Julián.
El funcionario agregó que se trata de un papel de mediador y se desmitificó que deba pertenecer a la oposición. “Por el contrario, tiene que tener una buena relación con los poderes Ejecutivo y Legislativo de la ciudad, con buen diálogo porque será la forma de garantizar los derechos de la población y solucionar los conflictos que surgen. Si el Defensor del Pueblo se para en un papel opositor, lejos de construir va a alejar las posibilidades de resolución de problemas. Claro que tendrá siempre la posibilidad de demandar por vía judicial cuando no se garantice la prestación de servicios o se afecten derechos colectivos, pero como último recurso. Creo que quedó bien claro que deberá comenzar por la conciliación, la busca de soluciones y de conciliación como primeras instancias, para poner al Estado a disposición del vecino y para ello es necesario que tenga buena relación con los gobiernos de turno”, dijo Mijael Julián.
De las exposiciones surge que ante las situaciones que vulneren derechos, el Defensor del Pueblo tiene que tratar de solucionar los problemas con mediaciones porque de lo contrario terminaría litigando en la justicia, cuando los juzgados ya están abarrotados de causas y juicios que terminan en larguísimos procesos que no solo demandan tiempo y costos, sino que postergan las soluciones.

Fuente: Economis