Más de 300 inscriptos participan de los cursos del aula móvil en Oberá

Participan en las talleres de cocina, pastelería y mozos. Hay grupos para las colectividades.

Los cursos de cocina, repostería y mozos que ofrece el Aula Taller Móvil (ATM) del Instituto Nacional de Educación Tecnológica, se iniciaron en Oberá. Más de 300 inscriptos participarán de las clases que se dictan en el camión, con las aulas, ubicado en el Parque de las Naciones.

El chef Gonzalo Mena, coordinador del espacio, se mostró sorprendido por la cantidad de inscriptos. “Es nuestra segunda cohorte, iniciamos en Iguazú con una buena matrícula pero acá nos sorprendió, superó nuestras expectativas. Cerramos con 307 inscriptos. Estamos llamando a todos, porque por el número de inscriptos debimos modificar algunos horarios y convocar a más capacitadores”, contó.

Según explicó, los talleres de cocina, pastelería y mozos están destinados a las colectividades en general y al público en general. “Tenemos dos grupos, capacitaciones a colectividades y también abierto a todo público. En el caso de las colectividades, orientado a conceptos sobre administración de alimentos, y enlatados, no nos vamos a meter para nada en sus recetas, la idea es que sepan organizarse y agilizar sobre todo sus cocinas. Va desde estudio de costos a mostrarles cómo pueden mejorar sus recetas con algunos productos enlatados, por ejemplo. Deben saber que la cocina va desde la recepción del comensal, hasta que le llega el plato, por eso también habrá capacitación a mozos de las colectividades. Nos acomodamos a los horarios de los alumnos pues mucha gente que trabaja pertenece a las casas típicas”, indicó.

Los cursos se van a desarrollar de 7 a 23 horas.

“En lo que es abierto a todo público hay muchas opciones, cocina, mozos y pastelería. El que viene a participar en nuestras clases aprende desde lo básico. Además hacemos mucho hincapié en el tema productos regionales, tenemos un módulo completo dedicado a cocina regional, abordamos desde lo que es contactarse con el productor hasta la venta final del plato”, señaló el chef. “Enseñamos a aprovechar el cien por ciento de la mercadería, no desperdiciar, trabajamos desde un solo producto todas las variantes posibles”.