Medidas para cuidar a la víctima

Buenos Aires. Horas después de sostener que en el caso no había “víctima ni victimario” y hablar de posible “consentimiento”, el rector Gustavo Zorzoli informó que el “el estudiante partícipe del presunto ilícito” estará “en otro ámbito físico”.

El rector del Colegio Nacional de Buenos Aires, Gustavo Zorzoli, informó que el alumno del último año acusado de abusar a una compañera suya de catorce años continuará el ciclo lectivo “en otro ámbito físico”. El comunicado no detalló, sin embargo, en qué situación formal quedará el joven respecto de la institución. La decisión fue tomada un par de horas después de la conferencia de prensa brindada por el propio rector, quien había declarado que en este caso no había “ni víctima ni victimario” y que “el tema fundamental era saber si hubo consentimiento o no”. Por su parte, un vocero del Consejo de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de la Ciudad de Buenos Aires (CDNNyA) confirmó que el organismo ya tomó intervención “en resguardo de los derechos de la adolescente afectada, ofreciendo contención y orientación para ella y su familia”.

En el mediodía de ayer, el rector del Colegio Nacional de Buenos Aires había citado a los medios de comunicación para dar una conferencia de prensa, tras conocerse la denuncia de abuso sexual que realizó una alumna durante la reciente toma en rechazo a la reforma educativa que impulsa el gobierno porteño. El jueves pasado, la escuela había dado a conocer una carta abierta para dar cuenta de un caso de abuso. Por eso, al comienzo de su declaración de ayer, el rector procuró explicar la razón de ese comunicado: “Tuvimos la necesidad de mandar la carta (públicamente) porque la noticia comenzó a circular por gente ajena a la escuela. Lo que más nos importa es la situación de los dos estudiantes. Ya nos reunimos con ambas familias”, afirmó Zorzoli en su despacho. Además, el rector de este colegio dependiente de la Universidad de Buenos Aires (UBA) aseguró que la escuela no puede presentar una denuncia judicial, algo que “sólo le corresponde a los padres de la alumna”.

Luego, consultado por las medidas que tomaría la institución, Zorzoli respondió: “A nosotros nos toca un rol importante de trabajo y cuidado de estos dos estudiantes. Los estudiantes están en distintos turnos por lo que dispusimos que el alumno que fue vinculado a este hecho solo pueda concurrir a la escuela en su horario para evitar que se cruce la niña”. “En absoluto se piensa en una suspensión preventiva. En este caso no hay victimario ni víctima hasta que no se pruebe nada. Por favor no le pongamos rótulos a dos chicos de una escuela secundaria”, completó.

Pero un par de horas después, el propio rector modificó su decisión. En un nuevo comunicado, Zorzoli informó que el alumno acusado de abuso (actualmente de viaje de egresados) sea apartado del lugar habitual de clases. El texto no abundó acerca de cuál será en adelante la relación entre el alumno y la institución, pero sí detalló que la decisión fue tomada “en acuerdo con el Consejo de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes”. “Hemos decidido –en resguardo de los derechos de la adolescente– que el estudiante partícipe del presunto ilícito deje de asistir a clases en el Colegio. Le aseguraremos a éste la continuidad de sus estudios en otro ámbito físico”, expresó el comunicado. La decisión fue tomada en conjunto con autoridades de la UBA.

Voceros del Consejo de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes porteño confirmaron que se pusieron en contacto con la víctima para asesorarla y ofrecerle contención. Además el organismo informó mediante un comunicado que, por tratarse de una menor de edad, no se puede ofrecer información sobre el hecho ni contacto con la víctima, a la vez que solicitó que los medios de comunicación protejan a la alumna y sus compañeros.

Por último, el accionar del Colegio Nacional y las declaraciones de Zorzoli levantaron polémica. Para el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, fue importante que el hecho salga a la luz. La defensora de de Niños, Niñas y Adolescentes de la Defensoría del Pueblo, María Elena Naddeo, en cambio, consideró como “lamentable” el hecho de “que el abuso haya tomado estado público”, y añadió que “lo más importante es resguardar la confidencialidad para preservar a la chiquita”. En esa misma línea, el Centro de Estudiantes del Colegio Nacional criticó al rector por dar a conocer el caso sin el consentimiento de la alumna abusada. “Apena que el rector del colegio y varios medios de comunicación estén intentando usar este reclamo con fines políticos de deslegitimar la lucha de los estudiantes de Capital. No consensuar con la víctima, sobre todo siendo esta un menor de edad, la difusión de su situación es un abuso a su intimidad”, establecieron.

Página 12