Piden al Gobierno que “empiece a ocuparse” por el alto índice de desocupación

Héctor Gómez, Claudio Wipplinger, Germán Bordón y Joaquín Olivera reconocieron la importancia de conocer la estadística, “pero ya es hora que se apliquen medidas para generar empleos”, reclamaron.

La falta de puestos laborales es una de las principales preocupaciones de los Gobiernos provincial y nacional, más aún tras conocerse los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), con respecto al primer trimestre de esta año.

Las mediciones se realizaron en Posadas y alrededores, donde se estima que en la actualidad hay unos dos mil nuevos desocupados, teniendo en cuenta que la Tasa de Actividad cayó del 42,0% al 40,7% y la de Empleo pasó del 40,8% al 39,0%. En tanto que la de desocupación, creció del 2,7% al 4,1%.

Estos porcentajes llevaron a la provincia a ser hoy la más alta desocupación de la región NEA.

Hubo una coincidencia entre los legisladores Claudio Wipplinger (Trabajo y Progreso), Germán Bordón (Unión Cívica Radical) y Joaquín Olivera (Frente Renovador), y el secretario general de la CGT Guacurarí, Héctor Gómez: “Hay que dejar de preocuparse y empezar a ocuparse de la falta de empleo”.

“Este Gobierno no corrigió las falencias, las empeoró”
El diputado Wipplinger (TyP) opinó que “lo único que reconozco al Gobierno es que algunos organismos están funcionando mejor que antes, en este caso el Indec. Pero también debo decir que este mismo Instituto está desmintiendo en forma sistemática a la Nación, que se pasó el último año y medio anunciando aumento de empleo, algo que uno no lo veía. Al contrario, notamos que las economías regionales están cada vez peor, cerrando empresas en todo el país”, dijo.

“Está claro que el Indec dejó expuesto al Gobierno que se pasó haciendo anuncios falsos con la intención de llegar a la gente en base a mentiras. Hay un aumento de costos para todos los sectores, con una caída del poder adquisitivo para quienes tienen empleo y tanto comerciales como industriales, no están funcionando como deben hacerlo por las condiciones que impuso la Nación”, señaló el legislador.

Afirmó que “este Gobierno no corrigió las falencias, las empeoró y el impacto directo se da en el empleo. Si uno quita competitividad, encarece la producción en toda la cadena y, encima, se baja la capacidad de consumo interno. El resultado es uno solo, el que estamos viviendo, es decir aumenta el desempleo y reduce el consumo”.

Wipplinger precisó que “hay que transparentar en serio, dejar de hacer circo político porque no se invirtió en los sectores primarios. Para atraer inversiones hay que brindar condiciones de competitividad porque la empresa tiene que poder vender el producto a un precio de competencia real, sin embargo el principal problema de hoy es que las fábricas e industrias que ya están no tienen volumen de venta porque el producto está encarecido por los costos internos. Es fundamental que el Gobierno baje los impuestos por rubro, hay que analizar cada uno para ver cuánta presión se puede descender”, sugirió como medida.

Beneficios para incentivar la radicación de más empresas
“Siempre en el primer trimestre hay una suba de desempleo propio de la altura del año, después se va acomodando. No obstante, la desocupación es una cuestión a resolver en la provincia de Misiones, porque se contrapone con el dato que no es menor de los últimos 12 años que el empleo público subió un 67%, hay mucha gente que está empleada sin relación”, indicó por su parte del diputado Bordón.

Dijo que “uno de los grandes problemas es la alta presión tributaria y la falta de inversiones para que se genere empleo genuino. Si comparamos a otros lugares, es difícil instalar fábricas en Misiones. Hay cuestiones vinculadas a la presión fiscal que no hay en Corrientes, por ejemplo, donde hay muchas empresas que prefieren estar allá. El Gobierno también debe rever la presión, más allá de que el Gobernador dijo que lo va a sostener, que no se toca la política tributaria”.

Para Bordón, otros temas que directamente influyen en la nula generación de empleo es “que no hay seguridad jurídica y los valores de la energía es muy elevada. Por algo tenemos un parque industrial sin empresas. Para revertir esto hay que otorgar beneficios para las fábricas nuevas. Se pueden trabajar muchas cosas, pero faltan decisiones políticas de quienes gobiernan, se podrían atraer inversiones y mano de obra genuina, pero los altos porcentajes muestran que el Estado, es el que más gastó recursos en cubrir áreas en vez de generar trabajo”, aseguró.

Errores propios
El dirigente sindical Héctor Benigno Gómez aseveró que “los números del Indec son reales, pero no es motivo de sorpresa sino de preocupación. Los índices crecen cada vez más, los puestos laborales están cayendo sobre todo en las Pymes, donde más se siente la crisis nacional”.

“En cuanto a la provincia, las asimetrías afectan en ciertos rubros de manera muy fuerte como el caso de indumentarias, calzados, que son productos muy accesibles en Encarnación”, agregó.

El gremialista remarcó que en los últimos meses “no hubo incorporación de personal en supermercados y autoservicios, pero también hay un fuerte compromiso para no largar empleados. Con los directivos charlamos para que traten de mantener las fuentes de trabajo”, reveló.

Admitió que hay muchos que se van de manera voluntaria, “para proyectar un comercio nuevo, pero a los pocos meses se quedan sin nada. Entonces cada persona deberían analizar bien qué proyectos tienen para sostenerse en el tiempo”, advirtió Gómez.

Momento complejo
Joaquín Olivera (FR) cargó todas las responsabilidades sobre la Nación, al asegurar que “es una cuestión muy compleja y difícil, estamos en un proceso inflacionario que tampoco ayuda y no hubo una reactivación de las economías regionales como se esperaba. Hay industrias que confirman que el movimiento económico es menor al deseado, sobre todo en las Pymes”, opinó el renovador.

Detalló que “la pérdida de empleo es un problema real en la actualidad y hay que empezar a ocuparse. El Estado tiene que reactivar las construcciones porque paralizó prácticamente todas las obras, hoy en día todos los municipios tienen sus construcciones paradas”.

“Siempre plantee que nunca el poder económico debe estar por encima del político y ahora pareciera que es así. No se está aplicando la ley en las materias primas, por ejemplo, con producción en manos de empresarios en detrimento de los pequeños productores”, cerró.