Piedrazos, botellazos y detenidos tras la marcha por Santiago Maldonado

Buenos Aires. Un grupo de personas se enfrentó a la Policía de la Ciudad en los alrededores de la Plaza de Mayo.

Miles de personas se concentraron esta tarde en la Plaza de Mayo para reclamar la “aparición con vida” de Santiago Maldonado, al cumplirse hoy un mes desde que fue visto por última vez en Chubut.

Ante una Plaza de Mayo repleta, la familia del joven desaparecido Santiago Maldonado reclamó la renuncia de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y que se investigue “a todo el personal de la Gendarmería que actuó el operativo” en la comunidad mapuche de Pu Lof en el departamento chubutense de Cushamen.

“Somos maltratados por a ministra de Seguridad, que ha demostrado no estar capacitada para ocupar ese puesto y esclarecer la desaparición de Santiago. Le pido que de un paso al costado y deje el lugar a alguien realmente capacitado”, señaló sobre el escenario principal el hermano del joven, Sergio Maldonado.

Al pie del escenario, la multitud respondió con el canto: “¡Fuera Bullrich, fuera!” y “Que se vaya, que se vaya”. Además, en su mensaje de cierre de la movilización a la histórica plaza, advirtió que “a un mes de la desaparición forzada de Santiago el Estado sigue negando su desaparición forzada y pareciera querer negar su existencia”.

“En ningún momento cuestionó la actuación de la Gendarmería: lo único que hicieron fue cuestionar a Santiago y a nuestra familia. Fuimos hostigados con información falsa que sólo sembró desesperanza y tuvimos que soportar declaraciones de funcionarios que aportaron dudas y confusión”, se quejó.

Una multitud se desconcentró de la Plaza de Mayo de manera pacífica tras reclamar la aparición con vida de Santiago Maldonado, pero un grupo minoritario se quedó allí, se enfrentó a la Policía y le tiró piedras y botellas. Hubo al menos 10 detenidos. Entre los heridos hay trabajadores de prensa.

Algunos también prendieron fuego las vallas que dividen en dos la Plaza de Mayo. Otros rompieron las veredas de los alrededores para usarlas como piedras. El jefe del operativo de seguridad les ordenó a los uniformados tirar gases lacrimógenos para intentar controlar al grupo minoritario.

Los manifestantes pusieron seis tachos de basura en avenida de Mayo 660 para resistir desde allí el avance de la Policía de la Ciudad. En paralelo, los Bomberos trabajan para pagar el fuego en el centro porteño.

Los primeros incidentes empezaron cerca de las 21. Pasadas las 22, en avenida de Mayo y 9 de Julio, otro grupo de manifestantes se enfrentó a la policía que intentaba detener a una persona. Los oficiales tiraron gas pimienta y dispararon balas de goma.

El objetivo era liberar la avenida 9 de julio. Sin embargo, mientras la policía disparaba, los autos todavía pasaban por el lugar.

Una vez despejada la zona de Plaza de Mayo, los incidentes se trasladaron a la zona del Congreso. Manifestantes y el operativo avanzaron por la avenida de Mayo. Dos camiones de bomberos, policías en moto, un carro hidrante, ambulancias y patrulleros recorrieron la zona, mientras el tránsito seguía sin ser cortado.

“Al menos 50 personas están en la zona de Congreso haciendo destrozos. Rompieron la casa de Neuquén y vario bancos de la avenida Callao”, dijo una de las personas que se acercó al movil de TN.

Los incidentes, especialmente los sucedidos en la Mutual de Gendarmería, serán investigados por el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi y el fiscal Franco Picardi. Un agente de la Policía estaría grave: fue herido en la cabeza.