Prisión preventiva para el policía acusado por el crimen de la misionera en Rosario

La Justicia lo imputó formalmente del delito de “homicidio calificado por relación preexistente en carácter de instigador”.

La Justicia rosarina dictó la prisión preventiva sin plazo para el policía acusado como presunto instigador del crimen de una joven, hija de un matrimonio obereño, cuyo cuerpo fue encontrado calcinado en un volquete de residuos, y lo imputó por el delito de “homicidio calificado por relación preexistente”, informaron fuentes judiciales.

Se trata del suboficial del Comando Radioeléctrico de esa ciudad santafesina Andrés Nicolás M. (30), quien revista desde hace cuatro años en la Policía Federal Argentina (PFA).

Durante la audiencia imputativa realizada ayer en los Tribunales provinciales, el efectivo fue acusado por el delito de “homicidio calificado por relación preexistente”, en carácter de instigador, de María del Rosario Vera (23).

Tal como ya se publicó el cadáver calcinado de la joven fue hallado el jueves último al mediodía en el interior de un volquete de residuos ubicado en la calle Felipe Moré Gaboto, en el sudoeste de Rosario, por dos chicos del barrio Triángulo que revisaban la basura.

“Se le imputó este homicidio en carácter de instigador, no de autor material, porque para la fiscalía esta persona no fue quien mató a la víctima. Además, pedimos la prisión preventiva, la jueza entendió que era razonable el pedido y la ordenó”, dijo a la prensa el fiscal de la causa, Florentino Malaponte, tras la audiencia realizada entre las 9 y las 12 del domingo.

Malaponte indicó que pese a que el imputado lo negó “tenían una relación de pareja” ya que se encontraron “evidencias en el legajo que lo demuestran”.

Asimismo, el funcionario judicial negó “antecedentes de violencia” entre el policía y la víctima, pero aclaró que la mujer tenía “denuncias realizadas contra una expareja que hoy se encuentra con prisión preventiva por cuestiones de violencia de género”, precisaron las fuentes consultadas. La joven residía en una villa de emergencia rosarina.

“Esta misma persona y según nuestra línea de investigación, no estaría involucrada” en el homicidio de la joven mujer, madre cuatro chicos de corta edad, agregó.

Estupefacientes
Respecto a una vinculación de ambos con la venta de estupefacientes, el fiscal Malaponte comentó que el sospechoso ingresó “a este proceso en función de esa hipótesis ya que según testimonios había una cuestión de drogas que originó algún conflicto”.

“Pero no quiero ahondar en este tema porque no quiero que esto perjudique la investigación, pero en principio hay elementos de este tipo que desembocó en el homicidio”, aclaró.

En cuanto a la mecánica del homicidio, Malaponte dijo que el médico forense determinó que “la causa de la muerte fue por asfixia y a prima facie estimó que las lesiones por quemaduras fueron posteriores a la muerte”.

“Estamos buscando a personas con pedido de captura, desde el mismo momento en que se detuvo a esta persona (el policía)”, añadió respecto a sobre el o los autores materiales del hecho.

Durante el desarrollo de la audiencia imputativa numerosos amigos y familiares de la víctima (cabe recordar que sus padres residen en Rosario y son oriundos de Oberá), junto a un grupo de integrantes del Movimiento Evita, agrupación a la que pertenecía Vera, exigieron justicia y el esclarecimiento del crimen.

Primera Edición