Rajoy se comió tremenda piña de un pibe

El presidente del gobierno español y candidato a la reelección, Mariano Rajoy, recibió una flor de trompada de un joven, durante un paseo por el centro de la ciudad gallega de Pontevedra, en un incidente que imprimió un giro violento a la campaña, de cara a los disputados comicios generales que se celebrarán el domingo próximo en España.

Desde el rey Felipe VI, que llamó por teléfono a Rajoy, para asegurarse que se encontraba bien, hasta su mayor adversario político, el candidato de Podemos, Pablo Iglesias, al igual que el resto de candidatos y fuerzas opositoras, se interesaron por su estado y condenaron la agresión.

El agresor, un menor de 17 años, residente de Pontevedra, se había acercado al jefe del Ejecutivo, supuestamente para tomarse una foto -selfie-, mientras el candidato del Partido Popular (PP) realizaba uno de sus ya habituales recorridos a pie de la campaña electoral. Repentinamente, el joven le dio un golpe en la cara a Rajoy, tomándolo totalmente por sorpresa y causando la rotura de sus gafas, según relataron los periodistas que cubren la caravana electoral y tal como se puede ver en un video difundido a través de las redes sociales.

“¿Cómo ha podido pasar esto?”, preguntó Rajoy en voz alta, tras ser agredido en Galicia, su tierra natal y, precisamente, en una de las ciudades que conoce perfectamente, porque allí pasó buena parte de su vida. Mientras Rajoy aún estaba saliendo del estupor -no resultó herido pero quedó con la cara marcada-, la custodia presidencial ya había reducido al agresor, quien de inmediato fue trasladado a dependencias policiales.

“Estoy muy contento de haberlo hecho”, aseguró el detenido, respecto a su acción. Algunos medios afirman que incluso recibió gritos de apoyo. Por una acción violenta de este tipo, que puede considerarse agresión o atentado contra la autoridad, la Justicia española establece penas de hasta seis años de prisión.