Redes Sociales: los implacables jueces de las Celebridades

travolta botoxNinguna celebridad de Hollywood parece estar a salvo de las críticas de sus seguidores quienes, a través de las Redes Sociales, opinan sobre todo lo que hacen sus ídolos: desde sus proyectos laborales hasta su apariencia física.
La emergencia de las Redes Sociales cambió no sólo el modo de interactuar sino que, muy especialmente, permitió generar una sensación de cercanía entre las personas que nunca antes se había experimentado. Así como las distancias geográficas ya no son un impedimento para mantener un contacto diario e instantáneo entre familiares y amigos, igual de simple resulta relacionarse con las celebridades nacionales e internacionales, que tan inalcanzables parecían.
El intercambio en las Redes Sociales se alimenta desde ambos lados, y los famosos se muestran muy proclives en mostrar a sus fans cuáles son sus nuevos proyectos y cómo pasan sus días: desde una selfie apenas despiertan, aún acostados y (¡supuestamente!) con el rostro sin maquillaje, hasta los últimos momentos del día, son compartidos en Facebook, Twitter, Instagram y otras plataformas digitales.
Sin embargo, a los miles de comentarios positivos que las celebrities suelen recibir de sus seguidores más fieles, se le suman otros tantos que distan de mostrar afecto y, en general, se asocian a la apariencia física de los famosos.
En la última semana, invadieron las Redes Sociales las críticas a la nueva imagen del actor Tom Cruise, quien se mostró con algunos kilos de más y varias arrugas menos en la última entrega de los premios Bafta. Pocos días después, John Travolta y Courteney Cox se sumaron a la lista debido a los rostros evidentemente retocados que lucieron en sus más recientes apariciones televisivas.
Los fanáticos no dudan en responsabilizar al Botox como el culpable de las transformaciones en la apariencia de los actores, aún cuando los especialistas en Medicina Estética explican que las causas suelen ser otras. “Existe el mito de que el Botox deforma la cara y es la causa de los labios hinchados, sin embargo esto no es más que eso: un mito, que lamentablemente en los Medios y las Redes Sociales se continúa difundiendo”, comenta la doctora Claudia Albanese, miembro de Sociedad Argentina de Dermatología, y agrega: “No obstante, los efectos de la Toxina Botulínica Tipo A están en las antípodas de los que la gente les suele adjudicar: el Botox no es una sustancia de relleno y no da volumen, por el contrario, se utiliza para relajar temporalmente a los músculos responsables de la formación de arrugas dinámicas o de expresión, es decir, aquellos pliegos que se producen cuando gesticulamos y son visibles solamente con el rostro en movimiento, como por ejemplo las arrugas de la frente, las patas de gallo y los surcos entre las cejas”.
La especialista asegura que las zonas de aplicación de Toxina Botulínica Tipo A más habituales son las del tercio superior del rostro, y que en ningún caso se utiliza en labios o mejillas. “Suele confundirse la aplicación de Botox con tratamientos de relleno facial, que sí se aplican en mejillas y labios ya que su función es dar volumen a estas áreas de la cara que fueron ‘aplanándose’ con el paso del tiempo. Uno de los signos de envejecimiento más evidentes es, justamente, el afinamiento de los labios y la caída de los pómulos, que se deben a la pérdida de colágeno que produce una elastosis en los tejidos. El tratamiento ideal en estos casos, consiste en rellenar dichas zonas con productos a base de ácido hialurónico y recuperar de esta manera, el volumen perdido”, detalla Albanese.
Entre los diagnósticos de los profesionales y las opiniones de los fans, las celebridades intentan defenderse de las críticas hacia su aspecto, ya sea reconociendo las intervenciones quirúrgicas o los retoques estéticos no invasivos, como negando cualquier tipo de tratamiento.
En la escena local, la “it girl” Candelaria Tinelli decidió responder con humor a los comentarios de sus seguidores a través de un video en Instagram, en el cual se mostraba con el rostro desfigurado y, en broma, aseguraba haberse aplicado Botox. También María Eugenia “China” Suarez utilizó esta plataforma para desmentir rumores similares, publicando una foto suya a los 14 años en la cual puede apreciarse que los labios de la actriz siempre fueron voluptuosos.
“Para los especialistas, el éxito de un procedimiento estético radica en que no se note: cuanto más natural es el resultado, mejor. En este sentido, los avances científicos en Medicina Estética han sido fundamentales dado que gracias a los procedimientos no invasivos podemos rejuvenecer el rostro y corregir imperfecciones de manera gradual y con productos temporales, a diferencia de las cirugías que generan cambios más bruscos e irreversibles”, explica la profesional.
En ocasiones, el silencio de los famosos respecto a los tratamientos estéticos ha dado lugar a prácticas impensadas por parte de los fanáticos, quienes en pos de imitar a sus ídolos concurren a acciones peligrosas que ponen en riesgo su salud, tal como ocurrió con el llamado #KylieJennerChallenge, un riesgoso método casero implementado por los seguidores de la joven celebrity estadounidense, que consistía en succionar los labios con un vaso para que se hincharan y aumentaran de tamaño. Por supuesto, esta técnica no sólo no funcionaba sino que además generaba desde hematomas hasta pérdida de sensibilidad en la zona. Ante estos riesgosos comportamientos, la integrante más chica del clan Kardashian reveló el secreto detrás de su afamada boca, reconociendo que se aplica rellenos de ácido hialurónico de una reconocida marca para aumentar el volumen de sus labios, y puso fin al #KylieJennerChallenge.
“La actitud de Kylie ha permitido discontinuar esas modas peligrosas y acercar a muchas personas al consultorio. Que un profesional en Medicina Estética esté a cargo del procedimiento es el único modo de garantizar resultados naturales y asegurarse de que se usen productos nobles que permitan adaptarse a las necesidades del paciente”, manifiesta la dermatóloga y agrega: “Lamentablemente, con mucha frecuencia observamos casos de mala praxis en personas reconocidas, a los cuales los médicos o no han sabido decir que no y frenar las intervenciones excesivas, o han priorizado el dinero antes que la armonía y naturalidad de los rostros. Por ello, la confianza en el profesional es fundamental: los pacientes deben buscar a un especialista entrenado en las técnicas de aplicación y asegurarse de que se utilicen productos aprobados por ANMAT y FDA”.
Asesoramiento: Dra. Claudia Albanese – Dermatóloga – MN 62943