Se compró un auto y le quitaron la pensión por discapacidad

Carlos Bock tiene un problema motriz y la Nación le suspendió el beneficio por “incompatibilidad de patrimonio”, al haber adquirido un Corsa modelo 2015. Vive cerca de Aristóbulo del Valle y se desplaza en silla de ruedas y con muletas.
0625ff31fa2d72ed8d604dedb6d95635
Otra vez la burocracia estatal haciendo de las suyas. Esta vez la fría administración de datos dejó a un discapacitado motriz sin poder cobrar su pensión graciable de Desarrollo Social de Nación.

Ocurrió cerca de Aristóbulo del Valle, donde Carlos Bock pudo comprar un automóvil Corsa modelo 2015 gracias a la herencia que le dejó su madre.
Con ayuda de un amigo mecánico lograron adaptar el vehículo para que pudiera usarlo, ya que posee dificultades para manejar sus piernas desde que era muy pequeño (tuvo parálisis a los dos años).

Don Carlos tiene una esposa y tres hijos, dos nenes de nueve y cinco años, y una beba de siete meses. Dentro de su casa se mueve en silla de ruedas y usa muletas para caminar trechos cortos y poder así alcanzar el auto.

Para ir hacia Aristóbulo tiene seis kilómetros de camino de tierra, intransitable en días de lluvia y más de 20 para llegar a destino.

Hace unos cinco meses se subió al “corsita” y se dirigió a cobrar su pensión. Al llegar notó que no había fondos en su cuenta, faltaban los 3.400 pesos de la pensión graciable y también las asignaciones que cobraba por sus hijos con las que llegaba a completar 5.000 pesos. Fue hasta el Centro Integrador Comunitario (CIC) del pueblo, bajó dificultosamente y preguntó qué había pasado con sus haberes. Le respondieron que el beneficio estaba suspendido por “patrimonio incompatible”.

“Usted qué tiene a su nombre”, le preguntaron y él respondió: “Tengo un Corsa 2015”.

– “Ah es por eso, porque un discapacitado que cobra pensión puede tener un auto viejo pero no un auto más nuevo”, le dijeron, según el relato de Bock, en contacto con PRIMERA EDICIÓN.

Le mandaron una asistente social y debió empezar a completar todos los papeles para que le reintegren lo que estaba cobrando.

Ahora se sustenta gracias a la ayuda de amigos, familiares y junto a su esposa, con la venta de pequeñas artesanías que él fabrica con sus manos.
Comentó que además de la dificultad en las piernas, tiene problema de osteoporosis y usa el automóvil para atenderse en el médico en Aristóbulo del Valle o bien para llegar a Posadas para tratarse con una endocrinóloga.

Hoy su padecer más grande son los costos de los remedios y cómo conseguir dinero para sostener a su familia, porque aunque la pensión era poca, era necesaria e importantísima.

Don Carlos Bock espera, impaciente, dijo que se siente “indignado y humillado” por el Estado y reclama que se agilice el trámite para que le reintegren sus haberes.

Reglamentación
La reglamentación de Desarrollo Social indica que aquellos beneficiarios de pensiones en cuyo patrimonio figure un automóvil cuyo modelo sea desde 2013 en adelante, se le suspende el haber por la figura de “incompatibilidad patrimonial”.

Para que vuelva a estar activo el beneficio deben presentar documentación que acredite cómo la persona adquirió el bien y con qué fondos lo mantiene. Una vez que se completa el trámite, queda bajo análisis de un grupo de auditores que definen si devuelven el pago o si lo quitan definitivamente.

El trámite puede demorar entre siete y ocho meses, mientras tanto no está estipulada ninguna forma de ayuda para quien tiene suspendido el cobro.

Primera Edición