Un estadounidense y una brasileña están a cargo del Hogar de Día de Sapucay

Oberá. Los directores asumieron hace cuatro meses y ya están en plena tarea de cara al nuevo ciclo lectivo. Recorren el barrio en búsqueda de sumar más chicos.

Jefry Roszhart tiene 28 años y es oriundo de Estados Unidos. Su esposa, Angélica Senn, también tiene 28 y nació en Brasil. Hace un año que están casados y hace cuatro meses están al frente del Hogar de Día de Niños en Riesgo del barrio Sapucay de la Capital del Monte. Una mirada extranjera que busca dejar huella en esta institución obereña.

“Estamos agradecidos y nos sentimos privilegiados de estar trabajando con los preciosos niños que tenemos aquí”, afirmó a PRIMERA EDICIÓN el nuevo director.

Angélica trabajó como voluntaria hace unos años en el Hogar Mitaí de esta ciudad. En ese momento conoció el barrio Sapucay y al Hogar de Niños en Riesgo. Después de contraer matrimonio con su esposo decidieron retornar a Oberá y asumir el importante compromiso.

“Estamos felices de recibir a estos jóvenes para que se ocupen como directores. Queremos que la comunidad los conozca, ellos van a estar todos los días en el Hogar encabezando este gran proyecto”, manifestó a este Diario Dora Pretzal, presidenta y fundadora de la institución.

El Hogar nació en el garaje de la familia Pretzal-Oswald hace 18 años y hace 14 posee un predio acondicionado en la intersección de las calles Isla Soledad y Sandwich del Sur de la ciudad.

Este año, en el que cumplen 18, la institución proyecta una etapa de crecimiento y con la llegada de este joven matrimonio que tendrá dedicación exclusiva, la comisión directiva renueva energías para ampliar la gran tarea solidaria que llega a más de 50 niños de escasos recursos de barrios aledaños.

Entonces, en esta etapa de receso, la idea de los conductores de la institución es darse a conocer y conseguir recursos que les permitan ampliar la capacidad de atención. “Estamos buscando más colaboración, recorriendo el barrio. Tenemos aproximadamente 50 niños que vienen cada día y queremos atender a 70-75 este año. Abrimos una salita de cuatro y cinco años para lo que hicimos modificaciones. El barrio tiene muchos niños que quieren venir para realizar las diferentes actividades porque brindamos apoyo escolar, deportes, juegos”, explicó Roszhart.

Las actividades se desarrollan de 7.30 a 11.30 todos los días y a la tarde con talleres deportivos. Además se les sirve desayuno, almuerzo y merienda. “Queremos que se acerquen para ver el hermoso predio y también las necesidades. Para ampliar la tarea necesitamos de la comunidad que siempre respondió.

El Hogar se sostiene gracias a ese aporte, solamente con donaciones”, señaló la fundadora. “Tenemos gastos fijos de 50 mil pesos, por eso estamos golpeando puertas y pidiendo ayuda a comercios e industrias. Esto se sostiene con gracia de Dios. Además de donaciones realizamos eventos para recaudar fondos”, agregó.

El predio posee 350 metros cuadrados cubiertos, espacio edilicio acorde, cancha de fútbol y personal que trabaja para mantener el lugar y desarrollar las actividades. No recibe ningún subsidio, sino que se mantiene con el aporte comunitario. “Queremos una cancha de vóley y juegos para el parque, huerta, tenemos muchos proyectos. Ahora que vamos a tener a estos jóvenes directores esperamos abocarnos a gestionar y tramitar más ayuda. Necesitamos dinero, tenemos todo los papeles y cuentas en orden”, subrayó Pretzal. En este sentido, el flamante director indicó que “queremos hacer crecer el Hogar. Pedimos a la comunidad que me acompañe”.

La intervención divina
Dora, la fundadora, es una mujer muy creyente que confía en la ayuda divina. “A fin de año teníamos una deuda de poco más de doce mil pesos y no sabíamos cómo la íbamos a cubrir. Así que se pagó una parte al personal, con mucha preocupación por no poder cumplir. En eso llaman a la tesorera para entregarle dos cheques de donaciones inesperadas que alcanzaban trece mil pesos. Es algo de Dios, solo nosotros sabíamos el monto que nos hacía falta. Otra muestra es la llegada de esta pareja, con vocación y mucho amor”.

primera Edición