LA AGENCIA BRITÁNICA CRITICÓ EL SPOT DE MALVINAS

El conflicto por Malvinas entre la Argentina y el Reino Unido entró en su fase “Mad Men”, la serie sobre publicistas de los 60 que tiene fanatizados a los televidentes con su quinta temporada. Ayer, el grupo WPP, el mayor conglomerado de empresas de comunicación del mundo, dueño de parte de la agencia local Young & Rubicam, que filmó el spot en las islas, emitió un comunicado en el que sostuvo que “los creativos se comportaron de una manera que es inaceptable; estamos profundamente arrepentidos por el dolor que este anuncio ha causado”.

Directivos de WPP se comunicaron ayer con el Gobierno para pedir que se dejara de emitir el spot . La respuesta que obtuvieron fue, según contó un ejecutivo publicitario a Clarín: “Ahora le vamos a dar cuatro veces más de aire” . “En el Gobierno están exultantes (con la repercusión global), sólo falta que envíen una comitiva oficial al festival de Cannes, en junio”, completó la fuente. Por la tarde, el ministro Florencio Randazzo dijo que “los que debemos estar ofendidos somos los argentinos, que nos han usurpado nuestro territorio”.

El aviso de la Presidencia se estrenó el miércoles y provocó revuelo . Muestra al defensor de la Selección de Hockey Fernando Zylberberg entrenando en Malvinas para los Juegos Olímpicos de Londres.

“Para competir en suelo inglés, entrenamos en suelo argentino” , remata. El mix “Malvinas-Juegos Olímpicos”, dos de los ejes comunicacionales del año, resultó explosivo .

El comercial fue filmado en secreto por la productora Fly Films y Young & Rubicam se lo ofreció a distintos clientes, entre ellos Nike, TyC Sports y Direct TV. Inclusive, Y&R pensó en sacarlo al aire como una campaña de la propia agencia.

Finalmente, Cristina Kirchner se entusiasmó con la idea .

Ayer, sir Martin Sorrell, fundador y dueño de WPP, y considerado el ejecutivo publicitario más poderoso del mundo, se manifestó “consternado” por el spot creado por la filial argentina de su grupo, cuya propiedad comparte con Darío Straschnoy. Sorrell pasó hace un mes por Buenos Aires y elogió la performance de sus empresas locales, que facturan en conjunto 300 millones de dólares al año y entre las cuales, además de Y&R, se encuentran Santo, Ogilvy, JWT y Grey. América latina es la región en las que las ganancias de WPP más crecieron este año .

Fuentes del mercado publicitario cuentan que la relación entre Sorrell y su principal socio argentino no pasaba por su mejor momento. Straschnoy, un psicólogo de muy bajo perfil, le reprocha a Sorrell la pesificación de un resarcimiento que el británico le pagó luego de 2001 por la apertura de otras agencias de WPP en el país, que pasaron a competir con Y&R. Y a Sorrell, que inició su carrera como financiero de Saatchi & Saatchi -la agencia que a principios de los 80 ideó la campaña de Thatcher-, le hizo ruido que Straschnoy y Martín Mercado, el creativo estrella de la agencia, abrieran una filial en México , “Bonavena”, que compite allí contra compañías de WPP.

Futbolero y enemigo de los clisés del sector publicitario, Mercado ayer sostuvo: “El spot de Malvinas se origina como un mensaje para el país, para los argentinos. No para el afuera. Sí quisimos honrar a nuestros ex combatientes y dar un mensaje que reivindique lo que consideramos nuestra soberanía. No quisimos ofender a nadie”.

La Argentina está cuarta a nivel mundial en el principal ranking de creatividad – el Gunn Report -, detrás de los EE.UU, Inglaterra y Brasil. Los creativos locales fueron tradicionalmente reacios a meterse con las poco glamorosas campañas políticas . Pero en los últimos cinco años, la ecuación cambió: Presidencia pasó a ser el principal anunciante de la Argentina , por encima de monstruos de la pauta como Unilever o Danone, y las agencias pasaron a mirar al cliente estatal con otros ojos.