OTC venció a Villa San Martín por 86 a 69

En su segundo partido como local frente a Villa San Martín, el Oberá Tenis Club mostró otra cara, luego de que el mismo rival le arrebate el invicto de la localía misionera el domingo anterior.

La historia comenzó a escribirse desde el mismo inicio, cuando el equipo dirigido por Sebastián Torre le hizo frente al puntero Villa San Martín, no solo con ganas de cobrarse la derrota propinada un par de días antes, sino también con una mayor serenidad, detectando con inteligencia el terreno hacia el cual debía empujar el juego. Como un golpe de efecto en el inicio del segundo compromiso frente a su público, inauguró el tanteador el santiagueño Mauricio Corzo, con su letal tranquilidad para el tiro de larga distancia. Igualmente Villa no se dejaría impresionar, contestando con un libre de Cabrera y un doble del extranjero Larsen, que sería el abanderado del gol para el conjunto visitante. Apelando a la firmeza del planteo de partido y la paciencia de sus jugadores, OTC no se desesperó por ir a buscarlo, sino que hizo circular la bola hasta lograr el tiro cómodo que no consiguió dos días antes. Igualmente Larsen hacía pesar su habilidad y con varias anotaciones rápidamente hizo que la paridad se transforme en leve ventaja, sobre la mitad del primer segmento, que el equipo se llevaría por escuetos 5 puntos de luz. A pesar de ello, lejos de lucir incómodo, el local no apartó ni por un segundo la mira de su objetivo, ya que experimentó en carne propia lo que significa alejarse del libreto ante un rival tan peligroso. Otro ingrediente que logró colar OTC desde el inicio fue el encontrar a varios intérpretes en la ofensiva y la anotación, ya que Calvi, Hooper y Rupil se asomaron con concreciones en el puntaje.

No obstante, sin haber logrado hasta ese momento que el plan se transforme en liderazgo en el tanteador, Oberá soportó que Villa le lleve la delantera hasta pasada la mitad del segundo cuarto. Con una gran rotación, Torre iba escuchando el partido, e interpretando cuando apelar a la experiencia de Fabio y Calvi, la pausa y claridad de Gornatti, o la velocidad de Lisandro Gómez Quintero. La batuta del partido dentro del rectángulo la llevaba Ludueña, que fue el jugador que permaneció más minutos en cancha, junto al artillero de la noche, Corzo. Mientras tanto, donde los instrumentos no sonaban tan afinados era del otro lado, donde Gastón Castro también intentaba hacer que su equipo recupere la memoria. Pese a arrancar el segundo parcial en la delantera, Villa no lograba despegarse de OTC. Cuando daban un par de martillazos Cabrera o Larsen, los misioneros les respondían con un sablazo de tres de Corzo, o la presencia en la pintura de Leo Ruiz Díaz, que con el overol puesto llegaba a anotar los puntos que se le venían negando. Hammonds probaba de tres, pero el aro le decía que no, mientras las oportunas presiones del “celeste” daban su fruto. Gornatti comenzó acortando la brecha con un oportunísimo triple en los albores del segundo período. Avanzado el cuarto precisamente esa tranquilidad de la búsqueda le permitió al equipo local encontrar la claridad para empatarlo en 25, y pasar al frente, finalizando el cuarto 17-12 sobre un rival al que logró secarle más de 20 puntos la anotación sobre el final de la primera mitad, que terminó empatada en 31 puntos por bando.

Al regreso del vestuario, Torre y sus dirigidos sabían que debían continuar por ese rumbo. Hooper inicia el camino de la anotación, aunque todavía Villa San Martín intentaba encontrar ese repertorio que le dio la victoria con autoridad apenas 48 horas antes. Pero cada partido es diferente, y lo que cambió también fue el espíritu con el que lo encaró Oberá Tenis Club. A esa altura no quedaban dudas de que se quería quedar con la victoria, pero faltaba lo más importante: conseguirla. Ahí dijo presente Ludueña, para asestar los primeros golpes que le permitirían al local ponerse al frente por cuatro puntos, que no eran una gran diferencia, pero si la marcaban en relación al compromiso anterior. OTC lo jugaba de igual a igual, e incluso lograba superar a su rival. Carnovale dijo presente, pero no alcanzó. A los puntos de Rupil, Ludueña, se sumaban los golpes en la autoestima de Villa, que sufría la marcación, perdía la bola y era víctima de tapones. Pero seguía demostrando porqué está donde está, ya que Castro apelaba a la rotación, y lograba encontrar en Toledo algún atisbo de lo mostrado hasta el momento. No lograba despegarse del todo OTC, pero ya no cedía el liderazgo, y sometía al equipo de Resistencia a un control que le impedía encontrar la comodidad para tomar tiros e intentar volver al mando. Dos tiros libres convertidos del pivot José Manuel Fabio pusieron a OTC a 4 puntos. La andanada de puntos que llegaron con otro triple de Corzo, un doble de Rupil y 3 desde la larga distancia de Ruiz Díaz, ya no encontraban mayor respuesta que un par de libres convertidos por Cabrera. En ese momento se da el quiebre del partido, y Villa empezó a vislumbrar con alguna certeza que era un partido con final incierto, y con desarrollo desfavorable.

OTC lo remata en el último cuarto, con 15 puntos de Corzo con su puntería en esplendor, Y Gornatti, Calvi y Hooper acompañándolo en la anotación, quebrando completamente al partido y al rival. Diferencia que se llegó a estirar a 18 puntos, pese a los cuales Villa intentó dejar una imagen que al menos recuerde la jerarquía de un plantel muy completo, con algunos puntos más de Hammonds, Cabrera, y una postrera aparición de Saavedra. Igualmente ya no podía hacer nada más, ya que los cimientos de la victoria del OTC estaban inamovibles.

El partido se cerró 86 a 69, con ambos equipos con sus juveniles en cancha, y con un resultado que mostró que partido a partido un equipo puede lograr madurar mucho. El desafío del plantel dirigido por Torre será intentar mantenerlo en el tiempo.

Los líderes del partido fueron: En el local Corzo, con 27 puntos, de los cuales 6 fueron dobles y 5, triples, además de 11 rebotes siendo líder en el rubro; acompañado por Rupil con 14, Calvi con 10, 9 Hooper (3 tapas), y 8 para Ruiz Diaz, Gornatti y Ludueña. OTC logró aumentar de manera sustancial sus porcentajes en conversiones, y merced a su defensa dejar en 38% de doble y 30% de tres a Villa San Martín. Por el lado del conjunto de Castro, Larsen con 19, Cabrera con 17 (7 asistencias) y Hammonds con 10 puntos, fueron los goleadores.